Historia                                                

Los Comienzos

La palabra crisis en el idioma chino significa oportunidad. Quizás Luis Giarini no conocía eso cuando comenzó su negocio justamente de lo que resulto su indemnización. Allá por el año 1966 Luis culminaba su relación con le empresa Distribuidora 9 de Julio (de la ciudad homónima) por el reparto de bebidas en la región. La embotelladora, que era a su vez distribuidora, estaba en crisis y el negocio se achicaba. Luis recibió la mala noticia de que su trabajo terminaba pero justo ahí comenzaba lo mejor. Le entregaron un camión Chevrolet 57 en concepto de indemnización y  la oportunidad de comercializar Pepsi en Bolívar. El mismo camión, testigo de todo, que hoy se pasea por las calles bolivarenses como si el tiempo no hubiera pasado.

Claro que no todo fue fácil. Para continuar con el negocio, Luis debió mudarse a Bolívar en el año 1966 comenzado su reparto el 1 de Septiembre. El primer depósito estuvo en la calle Necochea y Pellegrini bajo el nombre “Distribuidora 9 de Julio”.

En el año 1970, la distribuidora se mudó a Rondeau 287 ya bajo el nombre de “Luis H. Giarini”. Además de Pepsi, se anexa la venta de vinos CopiHnos y el jabón de pan Seiseme.

El 74  le tenia deparada una nueva ubicación la distribuidora pasó a un establecimiento más grande en la calle Olascoaga al 264. Ahí comienza una época buena pero de mucho sacrificio, comienza el crecimiento, se incorpora el vino Cavi, con acciones promociónales innovadoras para aquellos años logra conquistar gran parte del mercado de vinos muy importante en aquel entonces. También en este año aparece una figura muy importante en esta Historia, pero dejemos que Luís nos cuente “en el 74 empecé a crecer y ya necesitaba un empleado fijo que me ayude, ahí lo conocí a Osvaldo, que hoy después de 30 años es sinónimo de la empresa, que mas puedo decir de él, es un muy buen empleado, …. es mas que eso, es un compañero y siempre de buen carácter con buena onda, con él no solo vivimos épocas buenas también muy malas en los últimos momentos del gobierno de Isabelita, nos estaba yendo tan mal que hasta ah estado sin cobrar por tres meses, que mas puedo decir, con eso esta dicho todo.”

El Crecimiento

En 1976 aparece el segundo camión, un flamante Chevrolet y se agrega la venta de la cerveza Palermo.

El año 81 es de cambios y buenas noticias. “Ese el año 81 fue un año muy especial ocurrieron muchas cosas en muy pocos meses, Cervecería Quilmes me nombre Distribuidor oficial en Bolívar, un cambio fundamental, era jugar en primera y también tuve el ofrecimiento y decidí pasarme a Coca-Cola para ser también el distribuidor oficial, una decisión muy difícil. Era un buen momento el que pasaba esa gaseosa en el país y no podía dejar pasar esa oportunidad. Aparece la venta de gas con la empresa Autogas. Lo traíamos de Olavarría. Ahí pude adquirir el Ford-350”, dice Luis.

En los 80 la empresa fue acompañando el crecimiento de las dos grandes compañías de las cuales era distribuidor, Quilmes y Coca-Cola. Principalmente la primera, Quilmes, el cambio de hábito en la gente hace que la cerveza se vuelva la bebida alcohólica mas vendida. Empezamos a conocer palabras raras como “Marketing” y “Merchandising”, que recién en la década siguiente podríamos saber bien el valor y la importancia de ellas.

Llegaron los 90 y con ello un nuevo y moderno deposito donde actualmente reside la empresa. Se ubica en la Avenida 3 de Febrero 238, lugar que por su ubicación en el mapa urbano hace fácil la entrada y salida de vehículos. Esta equipado con la última tecnología, esa que lleva lo mejor cada día a los más antiguos clientes.

 El 92 produce uno de los cambios más importantes en la historia, Cervecería Quilmes nombra a Luís H. Giarini como distribuidor en el Partido de Daireaux, el crecimiento estaba consolidado.

El 25 de agosto de 1993 se forma Centro Distribuidor S.R.L., denominación que continua hasta la actualidad.  La empresa se afianza en el mercado y logra establecerse como la distribuidora de bebidas numero uno.

Se comienza con un nuevo concepto de comercialización “Preventa”.  También se apaga otro negocio, la venta de gas envasado, por la instalación del Gas Natural en la ciudad.

En estos años se adquieren los camiones Mercedes Benz, se paletiza las operaciones mediante la compra de un auto elevador. Dice Luís “había que pasar de amateur a profesional”. El negocio quedo totalmente enfocado a la comercialización de bebidas.

La consolidación a nivel nacional y local de las marcas de gaseosas y cervezas hace tranquilo el panorama de los 90.

El nuevo milenio comienza con muchas novedades. El crecimiento del mercado de cervezas hace llegar la competencia hasta nuestro ámbito local. “En el 2000  y 2001 afrontamos una competencia muy fuerte en cervezas, y con gran apoyo por parte de las marcas. Esto nos sirvió como despertador” dice Luís.

 No solo esa noticia trajo el 2001, Cervecería Quilmes adquiere las embotelladoras de la marca Pepsi en la Argentina, Luís nos cuenta “Quien iba a pensar algo así, después de tanto tiempo, volvemos a vender Pepsi, donde comenzó todo y fue tan difícil dejarla. Comenzar de nuevo, un desafió muy difícil, competir con nuestros 20 años de trabajo, pero día a día vemos los resultados positivos y el gran crecimiento de la marca”

Este movimiento dejo a la empresa como distribuidor exclusivo de Cervecería Quilmes. Ese mismo año la empresa ingresa en el caber-espacio inaugura su pagina web, la primera  comercial de la ciudad.

Hoy

 Comienza la ultima etapa de estos 40 Años “Revolución de los procesos y la información” la podríamos llamar, aunque mas se parece a un titulo de una película. Centro Dist ingresa al programa de Calidad Comercial Galaxia Q de Cervecería Quilmes, este lo capacita y califica para manejar el gran porfolio de marcas de la compañía.

También aparecieron montones de planillas Excel y sofisticados informes del sistema comercial que remplazaron los viejos informes, colectores de datos que remplazaron a la lapicera y papel, transmisiones de datos por celulares que remplazaron las largas horas al teléfono. Hoy todo eso forma parte del ritual de la oficina. Nada es como antes, todo cambió, se modernizó, se aggiornó, dio el salto que los nuevos tiempos requieren. Pero a pesar de los años él sigue ahí, incolumne, inmaculado, como nuevo. Si, el mismo, el Chevrolet 57.

Agradecimientos

Víctor Cabreros

Ramiro Garini

Sergio Barbaglia

Eduardo Krawiec